El Barcelona catalán hace ya varias temporadas que viene arrastrando problemas económicos que se hacen evidentes a medida que pasan los años. De esta manera, estrellas como Lionel Messi, Antoine Griezmann y tantos otros, debieron dejar el club debido a las incapacidades de la institución española de mantener sus imágenes e increíbles salarios, hecho que ha desencadenado en una caída abrupta del club en lo que al deporte se refiere.

De esta forma, la situación actual del Barcelona quedó más que evidente con la sorprendente eliminación en la fase de grupos de la UEFA Champions League tras 20 años, hecho que se le agregó a la salida de la Europa League en los cuartos de final ante el Frankfurt alemán en condición de local.

Consecuentemente, el club español en los pasados mercados de pases se concentró el cerrar fichajes a préstamo o de jugadores que puedan llegar al club en condición de libre tras marcharse de sus anteriores equipos en formato de libre tras no renovar sus contrato. Bajo este margen, a inicios del 2022, se dieron por ejemplo los arribos de Aubameyang, Adama y Dani Alves con la excepción de Ferran Torres, jugador por el que se pagó una cifra de 55 millones de euros.

Aclarado este panorama, y en base a las complicaciones especificadas, se pudo dar a conocer la intención del Barcelona de imponer un importante recorte salarial a todos sus jugadores para asi destinar ese dinero a el pago de deudas y otros rubros que el equipo catalán necesita cubrir.

Dicha esta salvedad, a partir de lo informado por el diario "AS", se confirmó que Barcelona marcará un tope de 10 millones de euros en lo que al pago de salarios se refiere. A su vez, se plantearía el objetivo de ahorrar un total de 160 millones de euros en sueldos con esta innovadorea medida la cual marcaría una cifra de entre 6 y 8 millones de euros en ganancias para los referentes y de entre 4 y 5 millones para los jugadores de segunda línea.

Agregado a esto, cabe también recordar que los catalánes están tratando de cerrar el fichaje de nada menos que Robert Lewandowski en una operación que de momento costaría unos 40 millones de euros, cifra que podría ser pagada gracias a esta nueva implementación financiera. De momento, resta esperar confirmaciones.