El PSG tuvo una temporada bastante movida con la llegada de Lionel Messi porque si bien la vara del club siempre está alta, con la llegada del argentino las expectativas subieron hasta el cielo. Sin embargo, la derrota contra el Real Madrid en octavos de final sepultó completamente las esperanzas de los aficionados. Al mismo tiempo, el principal apuntado por el irregular curso del conjunto parisino fue Mauricio Pochettino, ya que no pudo conformar un equipo sólido a pesar de la cantidad de herramientas que tenía.

La realidad es que Pochettino se ganó un lugar en la élite de Europa porque en el Tottenham logró crear un equipo muy sólido defensivamente y que a partir de ahí construía el ataque. Sin embargo, en el PSG no pudo ni consolidar una defensa confiable, ni logró ser protagonista con el balón en su posesión. En repetidos partidos se vio a un equipo con pocas ideas a la hora de atacar, que simplemente apelaba a una genialidad de Lionel Messi, Neymar o Kylian Mbappé. No obstante, en el último mes de competencia se empezó a ver una imagen diferente del cuadro francés.

Sobre el final de la temporada, el PSG comenzó a mostrar una mejor cara con un juego mucho más fluido. Claro, esto empezó a suceder cuando el club ya había ganado la Ligue 1 y cuando había quedado fuera de la Champions League. De igual manera, eso le alcanzó a la institución para confiar en Pochettino para la siguiente temporada, ya que continuará en el cargo. Si bien el hecho de que deben pagarle 15 millones de euros en caso de despedirlo terminó pesando, lo concreto es que quieren darle una última oportunidad al argentino.

Las 3 frases de Mauricio Pochettino

En una entrevista con Esport3, el entrenador del PSG hizo referencia a su continuidad: "Hay muchos rumores. Me han echado cada semana, pero el Paris Saint Germain despierta este tipo de cosas. Está siendo una gran experiencia. Para llegar a un club como el PSG tienes que ser un gran entrenador, pero después de año y medio creo que soy uno de los mejores".

Además, Pochettino también se refirió a la exigencia que emite el club: "El PSG está desesperado por ganar la Champions. El objetivo es ganarla y es normal que se generen tormentas. La revertimos ganando la Liga, como el City en Inglaterra. Con las expectativas y el vestuario que tenemos es un aprendizaje continuo. Estuvimos a un paso de eliminar al Madrid, igual que el Chelsea, el City y el Liverpool. Hemos ganado lo mismo que Ancelotti, Blanc; otros entrenadores, pero hay mucha impaciencia en el club. Creo que buscaremos la manera de entenderse para que jugadores, cuerpo técnico y directiva podamos ir todos a una".

Para finalizar, el entrenador argentino también hizo referencia a la situación que atravesó Mbappé con el Real Madrid: "El chico tenía razón. Se daban por hechas muchas cosas, pero él siempre dijo que no había tomado la decisión. Lo hizo la última semana, y decidió quedarse. Odio a la gente que se pone en plan víctima, pero la realidad es que un jugador que lleva un año en negociaciones, que no tiene la tranquilidad para estar enfocado en lo que debe hacer, tiene que afectar".