El PSG es uno de los equipos más poderosos económicamente del mundo porque prácticamente tiene un estado atrás que lo apoya constantemente para poder realizar fichajes espectaculares. En principio, fue debido a situaciones como esta por lo que la UEFA tomó la decisión de implementar el Fair Play Financiero, para poder regularizar de manera estricta a los distintos clubes que cuentan con tanto poder. Es evidente que de todas formas equipos como el PSG o el Manchester City aún así se gastaron miles de millones en los últimos mercados de pases, aunque eso afectaría el futuro del conjunto parisino.

En las últimas semanas los nombres de Rafael Leão, Aurélien Tchouaméni, Paul Pogba y el de Ousmane Dembélé sonaron fuertemente como posibles refuerzos del conjunto parisino. La principal razón es porque tienen una relación con Kylian Mbappé, quien asumió completo control de los movimientos de la plantilla luego de renovar su contrato hasta 2025. Sin embargo, actualmente el PSG no está en condiciones de realizar muchas variantes debido a 2 factores muy sensibles.

Problemas con el Fair Play Financiero

Leonardo, el actual director deportivo de la institución, declaró en diciembre que el mercado de invierno era clave para el PSG porque necesitaba vender alrededor de 200 millones de euros para poder estar en regla con el Fair Play Financiero. El problema se encontró en que el directivo brasileño no logró recibir ni un euro debido a que no logró vender a ningún futbolista. Por lo tanto, este es un punto que limitan y complican bastante las acciones del PSG.

Uno de los nombres por los que esperaba recibir mucho dinero era el de Mauro Icardi, quien estaba en la mira del Newcastle. No obstante, Leonardo no logró llegar a un acuerdo cuando se esperaba un importante ingreso por 50 millones de euros. Lo peor de esta situación es que actualmente su pase está valuado en apenas 20 millones porque no jugó casi en toda la temporada. Por lo tanto, en este periodo de transferencias deberán deshacerse de varios futbolistas para poder incorporar.

La masa salarial

La situación del PSG empeora aún más cuando se trata de la masa salarial, ya que dentro de la plantilla tiene muchos contratos altísimos que generan un problema para entrar en los nuevos límites de la Ligue 1. Porque además de tener los super contratos de Lionel Messi, Mbappé y Neymar, también hay jugadores como Muaro Icardi o Danilo Pereira que también cobran mucho dinero. Y si bien la intención del club es conseguirles un nuevo destino, ellos no están de acuerdo con esta decisión.

Otro de los ejemplos es el de Leandro Paredes, quien no desea dejar el PSG a pesar de que Mauricio Pochettino no lo tendría muy en cuenta. Además de que el mediocampista cobra 7 millones de euros por año, es un baluarte por el cual podrían recibir una importante cantidad de dinero. Sin embargo, el argentino no tiene intenciones de cambiar de club a 6 meses de iniciar el Mundial de Qatar. Está claro que el PSG tendrá que solucionar muchas cosas antes de poder salir al mercado seriamente.